31-07-2014

Tensión en el massismo por una nueva pelea entre Galmarini y Posse

Un proyecto para declarar al Hipódromo de San Isidro como «Espacio Verde de Interés Provincial» disparó otra disputa entre los dirigentes del Frente Renovador.

Posse y Galamarini, compartiendo una cena por las fiestas patronales de San Isidro.

Posse y Galamarini, durante una cena por las fiestas patronales de San Isidro en mayo.

El Frente Renovador está atravesando por estas horas algunos cimbronazos, y en ese contexto se suma la disputa que se reavivó entre el senador bonaerense y cuñado de Sergio Massa, Sebastián Galmarini, con el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, originado en una disputa territorial en torno a un proyecto para declarar al Hipódromo de esa ciudad como «Espacio Verde de Interés Provincial».

Es que Galmarini denunció que inspectores municipales de la ciudad del norte de Conurbano destruyeron la cartelería que daba información sobre la iniciativa y agregó que su equipo de trabajo «sufrió agresiones verbales y abuso de autoridad por parte de inspectores municipales».

«Quiero repudiar públicamente a los funcionarios y empleados municipales que agredieron a mi equipo de trabajo, tanto como los falsos argumentos con los que pretenden silenciar una acción que lo único que se propone es comunicar a los vecinos un proyecto de ley que presenté en la Cámara de Senadores”, indicó el legislador.

En esa línea, sostuvo que “le pido al intendente que tome cartas en el asunto y remueva a estos funcionarios o empleados municipales que maltratan a vecinos de San Isidro sin ningún sentido».

“Aquí no hay campaña política ni electoral. Lo que está en debate es el destino de un predio como el hipódromo que tiene un enorme valor para nuestra comunidad. Este tipo de atropellos a los que nos tienen acostumbrados, no resisten ningún argumento serio”, agregó.

En tanto, desde el lado del exintendente de San Isidro, explicaron que “para hacer esa campaña había que solicitar permiso al municipio, desconociendo la campaña publicitaria del propio intendente en distintos puntos de toda la provincia y burlándose del proyecto con trámite parlamentario”.

Este episodio no hace más que confirmar las diferencias entre los dos dirigentes del massismo, quienes en reiteradas ocasiones dieron muestras públicas de su disputa. Sin ir más lejos, el propio Galmarini ha tildado a Posse de “arribista” y “oportunista” y lo llamó “la peor expresión de la borocotización permanente de la política”, declaraciones dadas cuando los dos ya compartian el mismo partido.