27-04-2021

La Provincia “pateó” al 7 de mayo el plazo para canjear la deuda

La renegociación de unos u$s 7.150 millones en bonos bajo legislación extranjera sufrió una nueva postergación. En un año se sucedieron al menos una docena de aplazamientos. El gobierno de Kicillof asegura que es “optimista”.

Canje de deuda - ProvinciaLa renegociación de la deuda bajo legislación extranjera del Estado bonaerense, que asciende a unos u$s 7.150 millones, volvió a sufrir este lunes una postergación, al extender el gobierno de Axel Kicillof hasta el 7 de mayo el período para canjear bonos elegibles por nuevos títulos, con lo que la operación ya acumula una docena de diferimientos, desde que el 24 de abril de 2020 la Provincia convocó por primera vez a los bonistas acreedores.

La cartera de Hacienda y Finanzas que conduce Pablo López, informó que invitará a los principales tenedores a “una última ronda de consultas”, para “identificar las mejoras finales a incorporar a una enmienda formal de la propuesta” original, cuyos “términos y condiciones” podrán conocerse “durante las próximas semanas”.

El comunicado del Gobierno bonaerense puntualizó que “todas las mejoras posibles” que se introduzcan a la nueva propuesta que recibirán los bonistas deberán encuadrarse “en el marco de la sostenibilidad de la deuda provincial y la sostenibilidad macroeconómica”.

En esa línea, recapituló que la Provincia desde hace un año mantiene “un diálogo constante con sus bonistas y los diversos asesores del comité que nuclea a varias de las instituciones con mayor número de tenencias de bonos provinciales bajo ley extranjera”.

Subrayó que en ese tiempo se buscaron “permanentemente maneras de llegar a un entendimiento” con los bonistas, y destacó que “la Provincia todavía confía en un último esfuerzo para alcanzar un entendimiento con una mayoría de los acreedores, siendo éste el único motivo para no haber enmendado formalmente la invitación”

El ministerio de Hacienda y Finanzas destacó que “la Provincia permanece comprometida con una negociación de buena fe”, pero cuestionó la “actitud intransigente de algunos acreedores individuales”.

“La Provincia se mantiene optimista en que un entendimiento que conduzca a una reestructuración exitosa de la deuda es posible”, concluyó.