01-04-2014

La Provincia también prepara aumentos del agua y el gas

Luego de las medidas impulsadas del gobierno nacional, la administración sciolista planea modificaciones en las empresas que prestan estos servicios en la Provincia, que impactarían en el bolsillo de los usuarios.

scioli

Tras el anuncio del gobierno nacional sobre la quita de subsidios al agua y el gas, en la administración de Daniel Scioli se analiza hacer lo mismo con los servicios que se brindan en la Provincia, los cuales subirían sus tarifas a partir de mayo.

La decisión está íntimamente ligada a la necesidad de la Provincia de dotar de financiamiento a las empresas que brindan agua, gas y electricidad en territorio bonaerense.

En el caso de la prestación del agua y cloacas, que es suministrada por ABSA, se plantea una reestructuración integral, ya que la empresa atraviesa una profunda crisis financiera, que incluye la adecuación tarifaria, tal como lo señala el diario La Nación.

Mientras que hoy el usuario paga por un coeficiente ligado a la valuación del inmueble, las modificaciones apuntan a que se abone por cantidad de agua consumida.

El costo del gas, en tanto, se ajustaría proporcionalmente a los anuncios nacionales. En la Provincia opera Buenos Aires Gas SA (Bagsa), una firma que presta servicios a 14.151 usuarios directos que, según la Secretaría de Servicios Públicos provincial, a cargo de Franco Laporta, involucra a unos 320.000 beneficiarios de pequeñas localidades.

En este rubro, la Provincia no fija las tarifas, y tampoco hay un organismo de control que verifique el funcionamiento de las prestaciones que operan bajo jurisdicción, como Camuzzi Gas Pampeana, y fiscalización nacional.

En cuanto a la electricidad, los cambios también están ligados a los anuncios que bajen de Nación. En la Provincia operan las distribuidoras Edesur y Edenor, en el conurbano; Edelap, en La Plata y ciudades cercanas; la Empresa Distribuidora de Energía Norte (EDEN), en el norte y oeste de la provincia; la Empresa Distribuidora de Energía Sur (EDES), en el Sur, y la Empresa Distribuidora de Energía Atlántica (EDEA), con sede en Mar del Plata.

Por eso, desde la administración sciolista se mostraron contrarios a la intención del Ejecutivo nacional de configurar a la Provincia como una única región ya que, entienden, este mapa representa la complejidad que existe en todo el territorio.