24-04-2018

La prensa sigue siendo blanco de la violencia

Por Ahmed Tabash Blanco (*) – Columna del diario digital crhoy.com de Costa Rica

Ahmed Tabash BlancoLa violencia hacia personal de la prensa cobró una nueva víctima. Se trata del asesinato del periodista de Nicaragua Ángel Eduardo Gaona, corresponsal de Canal 6 con motivo de la cobertura informativa en los recientes hechos suscitados en ese país centroamericano.

Es el sexto trabajador de la prensa que en las últimas dos semanas fueron asesinados en el ejercicio de la labor periodística, quienes laboraban en medios del Ecuador (Javier Ortega, Paúl Rivas y Efraín Segarra), Guatemala (José Daniel Rodríguez), El Salvador (Karla Turcios). Esto confirma que la prensa está siendo también blanco de la violencia en el continente americano.

Como periodistas no podemos quedarnos en la indiferencia ante estos acontecimientos que afectan el ejercicio del periodismo y se vulnera el derecho a la libertad de prensa y expresión, con el agravante que se trata de la pérdida de vidas de profesionales y colaboradores que procuran diariamente, llevar el trabajo informativo al público.

El luto que hoy vivimos abarca no solo al gremio de periodistas sino también a la población en general, pues no solo afecta a los países donde sucedieron los hechos sino también a toda una región, a toda América, a todo el mundo.

En varios países donde periodistas se han atrevido a denunciar casos de corrupción, o delitos como el narcotráfico, han recibido como respuesta la intimidación, la amenaza contra su vida, la violencia o la muerte misma, y en ese sentido, la impunidad no puede convertirse en una pared que debilita la libertad y el acceso a la información pública.

Como Red de Comunicadores de la FIO lamentamos que el derecho a la libertad de prensa se vulnere y atente contra la vida de profesionales de la comunicación. El recrudecimiento de la violencia hacia la prensa obliga a los estados a ofrecer garantías de seguridad para que los periodistas realicen su trabajo.

Cuando se agrede o se asesina a un periodista se ultraja el derecho de la sociedad a conocer qué pasa en su país; además se afecta gravemente el derecho a la libertad de prensa y a su vez, el derecho al acceso a la información a toda la sociedad en general.

Insistimos una vez más y las veces que sean necesarias, para que las autoridades locales cumplan la labor de ofrecer medidas de protección hacia la prensa, realicen las indagaciones que correspondan para esclarecer los viles asesinatos de comunicadores, y se lleven a los responsables ante las instancias judiciales correspondientes.

El derecho a informar no puede ser una víctima del miedo, de la censura, del asesinato. El derecho a informar debe estar protegido ahora más que nunca, para impedir acallar su voz.

(*) Coordinador General de la Red de Comunicadores (ComFIO), de la Federación Iberoamericana del Ombudsman (FIO). Jefe de Prensa de la Defensoria de los Habitantes de Costa Rica.