19-03-2018

La causa UPA acorrala a Scioli y Collia en la Justicia

El exgobernador y su exministro de Salud fueron imputados y citados a indagatoria por irregularidades en la adjudicación de obras.

scioli collia

Collia y Scioli en tiempos de gestión en la Provincia. Ahora deben rendir cuentas por las UPA.

UPA, según el Diccionario de la Real Academia Española, es la voz que se dice al esforzarse para levantarse o elevar algún peso, especialmente cuando se habla a los niños. Pero en el caso del exgobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, es la sigla que lo pone entre las cuerdas en el marco de una compleja causa que investiga la construcción de nueve unidades de pronta atención (UPA), en la que deberá comparecer ante la Justicia penal platense el próximo 3 de mayo.

Scioli y su ministro de Salud, Alejandro Collia, fueron imputados y citados a prestar declaración indagatoria ante el fiscal penal de La Plata, Alvaro Garganta, quien investiga la construcción de nueve unidades de pronta atención por las que el gobierno bonaerense pagó 189 millones de pesos.

El ahora presidente de la Comisión de Deportes de la Cámara de Diputados de la Nación declarará un día después que Collia, que en la actualidad se desempeña como secretario de Salud de la municipalidad de La Matanza, a donde numerosos exfuncionarios kirchneristas se refugiaron al quedar “desempleados” a fines de 2015 después de las derrotas electorales que sufrieron Scioli en la Nación y Aníbal Fernández en la Provincia.

Tanto Scioli como Collia están acusados de los delitos de negociación incompatible con el ejercicio de la función pública en concurso con tráfico de influencias pasivo y activo e incumplimiento de los deberes del funcionario público.

Garganta indagará también en mayo al empresario Ricardo Estanislao Miller, acusado de partícipe necesario de la negociación incompatible con el ejercicio de la función pública; y a los ex funcionarios bonaerenses, Gerardo Pérez (exsubsecretario Administrativo del ministerio de Salud bonaerense), Ana Beatriz Priolo (exdirectora General de Administración) y Matías Alcalde (exdirector de Contabilidad), acusados de negociación incompatible con el ejercicio de la función pública.

Las UPA alcanzaron notoriedad pública porque fueron las vedetes de una campaña promocional durante el tramo final de la gestión de Scioli en la Provincia, que anunció las implementaría a nivel nacional si accedía a la presidencia de la Nación.

Sin embargo, el mayor relieve de las UPA se dio cuando múltiples denuncias pusieron a las «niñas mimadas» de Scioli en el ojo del huracán, porque muchas nunca fueron equipadas y no contaban, siquiera, con profesionales que las pudieran atender.