20-05-2022

Interna oficialista: degradan a Feletti y empoderan a Guzmán

El Presidente apuntaló a su ministro de Economía y degrada al soldado de CFK. La secretaría de Comercio Interior cambia de órbita. Se abre un nuevo frente de tormenta en la gestión de gobierno.

Mientras unos entienden que se trata de “un cambio natural” y otros aseguran que no es ni más ni menos que un nuevo capítulo de la interna del Frente de Todos, que repercute y se traslada a la gestión del gobierno nacional, este viernes se conoció que la secretaría de Comercio Interior (SCI) pasará a la órbita del ministerio de Economía, lo que en términos concretos implica que el titular del área, Roberto Feletti (soldado de CFK), estará bajo el mando de Martín Guzmán (soldado de Alberto).

La decisión, que los analistas por ahora interpretan como un nuevo amague rebelde del Presidente ante su Vice y cabecilla del espacio político, genera sordos ruidos en el escenario económico – alejado de la calma, la previsibilidad y la seguridad jurídica que requieren los mercados y los inversores- y provoca inquietud en todos los frentes.

Así las cosas, el Presidente tomó la decisión de “empoderar” a Guzmán – el ministro al que más erosiona el kirchnerismo – y “sojuzgar” a Feletti a los designios del titular del Palacio de Hacienda, lo que sin dudas abrirá un nuevo frente de tormenta en el gobierno.

El anuncio formal lo harán el propio Guzmán y Matías Kulfas (ministro de Desarrollo Productivo) «en las próximas horas», con la excusa de “acentuar el diálogo continuo” entre la secretaría de Comercio Interior y el Palacio de Hacienda.

CAMBIO NATURAL.- “El cambio es visto como natural dado que en Economía se tienen que concretar los diálogos con las empresas sobre la cuestión de precios”, explican voceros cercanos al Presidente.

En la práctica, la modificación del organigrama implica una mudanza de la SCI de la cartera productiva al área económica, en una decisión “consensuada entre los responsables de las dos áreas”, deslizaron las fuentes albertistas que omitieron blanquear la mano del Presidente detrás del estratégico cambio.

Los voceros de la Rosada buscaron maquillar la decisión y alejarla de la cruda interna en el oficialismo que repercute sobre la gestión de gobierno: “El cambio responde a que muchas de las herramientas con las que habitualmente trabaja la oficina de Feletti necesitaban del diálogo continuo con Economía”, intentaron explicar.

El cambio es «natural» dado que el Palacio de Hacienda tiene que concretar los diálogos con las empresas sobre la cuestión de precios, mientras que el Ministerio de Kulfas se podrá concentrar en la dinámica productiva, concluyeron.