11-07-2022

FOPEA le exige a la portavoz presidencial respeto por el rol del periodismo

Gabriela Cerruti fue blanco de un firme reclamo de la organización de periodistas. La declaración cuestionó el tono de burla con que la vocera descalificó una pregunta de Silvia Mercado.

La portavoz presidencial, Gabriela Cerruti.

El Foro de Periodismo Argentino (FOPEA) exigió a la portavoz presidencial, Gabriela Cerruti, respeto por el rol del periodismo y rechazó el tono de burla que utilizó para descalificar una pregunta de la periodista de Infoabe, Silvia Mercado.

Mediante un posteo en Instagram, la funcionaria se refirió a una consulta que la periodista había formulado en conferencia de prensa, y planteó que hay preguntas que no deberían hacerse y respuestas que no deberían darse, la misma frase a la que había apelado para no responder en dicha conferencia.

FOPEA recordó que la conferencia de prensa es una “institución esencial en una democracia, porque implica la posibilidad de preguntar en forma abierta y ante la vista del pueblo, a la vez que representa una obligación cívica de los funcionarios y un acto de rendición de cuentas ineludible”. Y en esa línea consideró que “la valoración de la calidad profesional de las preguntas debe estar reservada a la sociedad”.

“Los periodistas y funcionarios deben mantener una relación profesional, con respeto, que incluya reglas claras y que permitan a la sociedad estar debidamente informada”, concluyó la declaración de FOPEA.

El CASO BENITO EN TUCUMÁN.-  FOPEA también celebró la sentencia de la Justicia de Tucumán que estableció que la periodista Irene Benito estaba siendo criminalizada injustamente.

El fallo de la camarista penal Alicia Freidenberg descartó la denuncia que presentó Alfredo Falú, un abogado y funcionario público que había sido investigado por Benito y el medio en el que trabaja, La Gaceta, en conexión con una serie de casos de supuesta corrupción judicial.

La periodista y su defensor Patricio García Pinto habían insistido varias veces desde el comienzo del proceso (noviembre de 2020) que, sobre la base de una acusación calumniosa y falsa, se intentaba manipular a la Justicia para perpetrar una venganza por el ejercicio de las libertades de prensa y de expresión.

La sentencia desbarata un proceso que FOPEA seguía con atención por la virulencia inusitada del ataque donde intervenían jueces y fiscales criticados por la periodista, incluido el denunciante.

Al revisar la actuación de la fiscal, Mariana Rivadeneira, Freidenberg consideró que la inexistencia de delito surgía de la propia indagatoria y que se estaba tratando de judicializar penalmente actos civiles.

Freidenberg también ordenó que se dicte otra resolución que cierre esta causa ofensiva para el periodismo profesional. FOPEA advirtió que “la Justicia tucumana confirmó la hipótesis de persecución y amedrentamiento de Benito, que acumula al menos otros dos procesos en su contra y en la de sus familiares, y se mantiene en alerta por las represalias que este pronunciamiento pueda generar con el convencimiento de que la lucha por la justicia y las libertades terminan dando sus frutos”.