27-09-2018

El FMI amplió a u$s 57.100 millones el financiamiento

Lagarde hizo el anuncio con Dujovne en New York. En sintonía, en Buenos Aires, Guido Sandleris lanzó una política de fuerte restricción monetaria y una banda cambiaria de entre $34 y 44.

Guido Sandleris 1

Guido Sandleris anuncia la fórmula que eligió, junto a Dujovne, para combatir la inflación y recuperar la estabilidad de la economía: una profunda restricción monetaria, que hasta el mes de junio de 2019 será emisión cero.

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, anunció junto a la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, un nuevo acuerdo financiero por 57.100 millones de dólares con desembolsos disponibles hasta 2021, mientras el flamante presidente del Banco Central, Guido Sandleris, admitió que el principal objetivo de la entidad será “reducir la inflación, recuperar la estabilidad y previsibilidad de precios que la economía argentina tanto necesita” y destacó que su gestión “restringirá la base monetaria y aplicará una banda cambiaria”, con intervención de la entidad sólo cuando la divisa esté por debajo de los $34 o por encima de los $44.

El anuncio del acuerdo con el FMI lo hizo la propia Lagarde durante una conferencia de prensa conjunta con Dujovne, que se encargó de remarcar que seguirá el cambio de modo flexible, y resaltó que el nuevo acuerdo «permitirá a nuestro país dejar atrás el camino de turbulencias de los últimos meses».

Dujovne aseguró que la Argentina «va a mantener su esquema de tipo de cambio flotante» y tasas de interés positivas «para ganarle a la inflación e incentivar el ahorro en pesos».

Sostuvo que «así como en el ministerio de Hacienda venimos trabajando ya hace tiempo para lograr derrotar el déficit fiscal, y donde esperemos que con la aprobación del presupuesto 2019, el año próximo la Argentina llegue al equilibrio primario, ahora también en el Banco Central con (Guido) Sandleris y (Gustavo) Cañonero (nuevo presidente y actual vice del BCRA, respectivamente), vamos a empezar a ganar la batalla contra la inflación, donde sabemos que todavía tenemos una deuda con los argentinos».

El ministro de Hacienda dialogó con periodistas argentinos en Estados Unidos, en el marco de las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional y de la visita que realizó el presidente Mauricio Macri a la Organización de las Naciones Unidas.

Dijo que «venimos trabajando desde hace tiempo para lograr derrotar el déficit fiscal, y creemos que con la aprobación del Presupuesto la Argentina llegará al equilibrio primario¨.

Admitió el funcionario que «la inflación es más alta de lo que queremos, pero estamos convencidos de que vamos en camino a derrotarla».

Señaló que «los mercados han reaccionado muy bien» frente a la noticia del cambio de mando en la entidad monetaria y señaló que «los bonos de la Argentina están cotizando como ayer, y el peso después de algún movimiento inicial está mostrando mucha estabilidad».

Indicó que el país «necesita dar señales de mucha claridad acerca de su política monetaria» y agregó que oportunamente Sandleris y Cañonero darán a conocer «cómo continúa la tarea del Banco Central, sin sorpresas».

Mientras tanto, en Buenos Aires el designado titular del Banco Central de la República Argentina, Guido Sandleris, admitió que el principal objetivo de la entidad será “reducir la inflación”.

Además aseguró que trabajará en “recuperar la estabilidad y previsibilidad de precios que la economía argentina tanto necesita” y anunció que en el mercado cambiario la entidad tendrá una política dividida en dos zonas: una de intervención cambiaria y otra de no intervención, niveles que se irán moviendo diariamente.

Sandleris detalló el nuevo régimen de política monetaria, con una fuerte restricción de la base monetaria, de base cero, con el propósito de reducir la inflación, y una banda cambiaria con y sin intervención, que se ajustará a una tasa del 3% mensual hasta fin de año.

La primera medida será un “muy estricto control de la cantidad del dinero en la economía”, con el objetivo de que “la base monetaria crezca cero, de acá a junio del año que viene”, precisó Sandleris, en una rueda de prensa que ofreció en la sede del Banco Central, luego del anuncio del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Con la contracción monetaria se podrá recuperar la estabilidad, dijo luego de señalar que la expansión monetaria venía creciendo al 2,2% mensual.

En forma complementaria el BCRA intervendrá en el mercado cambiario “en caso de que el tipo de cambio muestre excesiva volatilidad”, dijo y para ello se aplicará una banda cambiaria, “con dos zonas: no intervención y zona de intervención cambiaria”.

Se inicia con un dólar de entre 34 y 44 pesos que “se ajustará diariamente, a una tasa del 3% mensual hasta fin de año”.

“Si el precio se deprecia – dijo Sandleris- y el tipo de cambio está por encima del límite” se realizarán “ventas por 150 millones de dólares diarios, para dotar de liquidez el mercado”.

Ello implicará que “se van a retirar los pesos que se obtengan por los dólares”.

Con la nueva política monetaria el presidente del Banco Central afirmó que “se inicia una nueva etapa; dejamos atrás las intervenciones cambiarias”.

El principal objetivo es “reducir la inflación” y el segundo objetivo “asegurarnos de que no volveremos a experimentar la volatilidad nominal que vivimos en los meses recientes, que genera mucha incertidumbre y daños a la actividad de la economía”.