15-12-2013

El arreglo con las policías puede desatar una crisis fiscal

Pagar el aumento de 4.000 pesos a los efectivos de todas las provincias implicará un gasto superior a los 25 mil millones. ¿De dónde sale el dinero?

La Bonaerense protestó fuerte hasta que consiguió lo que otros policías habían obtenido, un fuerte aumento que lleva el haber mínimo a 8.500 pesos. ¿Cómo se obtendrán los fondos necesarios para que puedan cobrarlo? Un misterio.

La Bonaerense protestó fuerte hasta que consiguió lo que otros policías habían obtenido, un fuerte aumento que lleva el haber mínimo a 8.500 pesos. ¿Cómo se obtendrán los fondos necesarios para que puedan cobrarlo? Un misterio.

La extorsión de las policías provinciales, que con su poder de fuego asoma como un sector condicionante de la democracia, no solo trajo un quiebre social sino que sembró una verdadera bomba de tiempo y golpeará el corazón de las economías provinciales.

Si se tiene en cuenta que este año el déficit de las provincias alcanzaría, con viento a favor, a los 17 mil millones de pesos, se advierte la magnitud del problema.

Con los aumentos a policías, y agregando más los ajustes salariales a los demás sectores, el rojo crecerá mucho en el próximo año, los especialistas calculan un incremento del 10 por ciento.

Que los vencimientos en este concepto que tenían en 2014 (y que ahora podrían ahorrase) suman $10.000 millones, menos de la mitad del costo de la suba de salarios de la policía.

A los estados provinciales no le quedará otro camino que endeudarse o conseguir financiamiento de la Nación, total las deudas con el gobierno central siempre se tiran para adelante.

Algo de eso empezó a hacer el jefe de Gabinete Jorge Capitanich: anunció prórroga en los vencimientos que tienen las provincias, por las deuda total que los estados provinciales deben al nacional, y que supera los 30 mil millones de pesos.

Los vencimientos que tienen en el 2014 suman alrededor de 10.000 millones, menos de la mitad del costo de la suba de salarios de las policías. Difícil panorama, sobre todo en marzo cuando se abran nuevamente las paritarias, con los docentes al frente, como mascarón de proa.