31-12-2022

ARBA salió a “pescar” a dueños de barcos de alta gama

Junto a la AFIP, profundiza fiscalizaciones sobre embarcaciones de lujo no declaradas. Apunta a reducir la evasión tributaria en sectores de alta capacidad contributiva. Operativo en San Fernando detecta 600 naves con deudas por más de $40 millones.

Un 54% de las 54.000 embarcaciones deportivas declaradas en la Provincia, registra algún tipo de incumplimiento impositivo u otras irregularidades, denunció la Agencia Bonaerense de Recaudación (ARBA) después de un operativo que desplegó en un exclusivo parque náutico de San Fernando a donde identificó a 600 barcos con una deuda  tributaria global superior a los $40 millones, mientras 65 directamente no estaban registrados.

El monitoreo coordinado por ARBA y la Agencia Federal de Ingresos Públicos (AFIP) forma parte de las acciones para “reducir la evasión tributaria en sectores de alta capacidad contributiva”, señaló el organismo provincial.

Los datos difundidos por ARBA, después que los equipos de conjuntos de fiscalización realizaron el relevamiento en el parque náutico del municipio del norte del Conurbano, pusieron a la luz a numerosas embarcaciones deportivas pertenecientes a grandes contribuyentes que evaden el pago de impuestos.

 Cristian Girard, director de ARBA, explicó que “estas acciones forman parte de un abordaje integral y coordinado que estamos llevando a cabo con AFIP para intensificar las fiscalizaciones conjuntas y reducir la evasión tributaria en sectores de alta capacidad contributiva, que muestran un elevado índice de incumplimiento”.

 “En la provincia de Buenos Aires hay 54 mil embarcaciones deportivas y el 54% de ellas registra algún tipo de incumplimiento, ya sea por deudas impositivas u otras irregularidades. A eso hay que sumarle otro universo con las que directamente no están registradas, porque sus propietarios no las dieron de alta. Ahí está la mayor evasión”, puntualizó Girard.

 La tarea conjunta de los organismos de recaudación sobre amarres y guarderías náuticas se basa en cruces de información, que se realizan previamente, y el análisis de las declaraciones juradas informativas que deben presentar los embarcaderos.

Con esos datos, los equipos de fiscalización obtienen indicios de los lugares donde existen yates de gran porte y otras embarcaciones deportivas no inscriptas o con deudas importantes, y a partir de esa información se planifican los controles presenciales y las acciones para intimar a quienes se encuentran en situación irregular.

EL OPERATIVO EN SAN FERNANDO.- En el caso del parque náutico de San Fernando, ARBA identificó casi 600 embarcaciones con deuda y otras 65 no registradas, y efectuó las intimaciones pertinentes para que los dueños regularicen la situación. Quienes estaban en situación de morosidad adeudaban un total de $40 millones en concepto de Impuesto a las Embarcaciones Deportivas.

Girard resaltó que “se trata de bienes de lujo, a tal punto que nueve de las embarcaciones sin declarar que encontramos en San Fernando tienen un valor de mercado en torno al millón de dólares, y están evadiendo completamente el tributo provincial y también Bienes Personales a nivel nacional. Otras siete, de similares características, si bien habían sido declaradas, registraban deudas de más de $500 mil, y en algún caso de más de $1 millón por el Impuesto a las Embarcaciones Deportivas”.

“Es una doble injusticia. Ya es injusto que haya personas que se esfuerzan por pagar todos sus impuestos, mientras hay otras que no. Pero encima, en el caso de estos dueños de embarcaciones de lujo, el incumplimiento lastima el doble, porque tienen la capacidad económica para estar al día”, sostuvo el titular de ARBA.

Las acciones conjuntas de ARBA y AFIP sobre el sector náutico, y otros segmentos de altos ingresos, van a continuar durante todo el verano, en particular en la zona norte bonaerense y ciertos municipios de la costa atlántica.

Además de los controles sobre las embarcaciones, la fiscalización incluye a los consorcios que administran las guarderías, con el objetivo de detectar inconsistencias tributarias y verificar si cumplen con su obligación de actuar como agentes de información del fisco.