22-07-2016

Alemania bajo alerta terrorista: 8 muertos en un shopping

Al menos tres personas dispararon a la multitud en el principal centro comercial de la capital de Baviera. Hay decenas de heridos. Los atacantes huyeron.

Atentado en Munich

El terror se apoderó de Alemania. El atentado terrorista dejó un saldo de 8 muertos y un número indeterminado de heridos.

El pánico se apoderó de Alemania cuando al menos tres hombres abrieron fuego en un centro comercial de la capital del estado de Baviera, Múnich, provocando la muerte de al menos 8 personas y un número indeterminado de heridos, en el segundo ataque contra civiles en el país en menos de una semana.

La policía investiga si un noveno cadáver, hallado a un kilómetro del lugar del hecho, corresponde a uno de los atacantes.

Tras el tiroteo, las autoridades declararon un «alta alerta terrorista» y salieron a la caza de al menos tres personas, que portaban armas largas y escaparon casi de inmediato del centro comercial Olympia.

La policía de Múnich ya indicó en un comunicado que no existían indicios de que el atentado, sobre cuyos detalles hubo inicialmente una gran confusión, hubiera sido perpetrado por yihadistas islámicos.

Un portavoz policial dijo a los medios que el tiroteo es abordado por la policía como un «atentado terrorista» porque un centenar de testigos informó que el ataque fue perpetrado por tres personas con armas largas, pero señaló que no hay indicios que apunten por el momento a un atentado yihadista.

No obstante, no han descartado ninguna hipótesis.

La cadena de noticias CNN, así como los medios alemanes, especulan con que podría tratarse de un atentado perpetrado por extremistas de derecha que rechazan la política migratoria de la canciller alemana, Ángela Merkel, y que en los últimos meses han incendiado algunos centros de recepción de refugiados.

En una primera comparecencia con la prensa, el viceportavoz policial, Thomas Baumann, había precisado que el incidente comenzó cerca de las 18 (13 de Argentina), sin dar mayores aclaraciones.

El tiroteo empezó en un restaurante de comida rápida y tuvo lugar en un sitio cercano al parque olímpico, indicó el ministro de Interior de Baviera ante la cadena alemana NTV.

Alrededor de dos horas después, la misma fuerza de seguridad, que inicialmente había hablado de «tiradores locos», pasó a plantear que «el tiroteo parece un ataque terrorista» perpetrado por tres personas, que, alertó luego, portaban «armas largas», y declaró el «alta alerta» correspondiente.

El ministro del interior de Alemania, Thomas de Maizière, que al momento del atentado se encontraba en un avión que lo llevaba a los Estados Unidos, donde iba a iniciar sus vacaciones de verano, retornó inmediatamente al país.

Cerca de las 21 (16 de Argentina), la cancillería federal convocó a una reunión de crisis para seguir la evolución de la situación a la que no acudió la canciller, informó la agencia DPA.

Al principio, la situación era muy confusa, y diversos videos y fotos empezaron a circular por las redes sociales mostrando escenas de pánico, con personas corriendo por el centro comercial a la búsqueda de un refugio, policías ingresando a los estacionamientos, e incluso posibles tomas de los tiradores saliendo del lugar.

Otros archivos que circulaban por las redes sociales dejaban oír el sonido de los disparos, que empezaron en el local de la hamburguesería McDonalds que está ubicado frente al shopping.

La policía de Múnich pidió a la población que evite plazas públicas de la ciudad y que no difunda videos o imágenes del hecho para no darle información a los sospechosos, que estaban en fuga.
Desde el inicio de los hechos, la policía acordonó el área, poco después se desplegó en el centro de la ciudad y sus helicópteros empezaron a patrullar los cielos de la capital de Baviera.

Al mismo tiempo, inició la evacuación de la estación ferroviaria central de la ciudad, informó la agencia de noticias DPA.

Previamente, se habían interrumpido diversas líneas de tranvía, colectivo y tren o se mantuvieron controlados los accesos a las paradas y estaciones.

Las unidades policiales de toda Baviera del Sur convergieron hacia Múnich y las autoridades solicitaron a la población mantener las autopistas despejadas para no entorpecer la búsqueda de los prófugos, informó el portal de la revista Bild.

La policía informó también oficialmente en su cuenta Twitter que acordonó y cerró la zona y puso en marcha una gran operación en torno al centro comercial, situado en el norte de la ciudad y simultáneamente estaba en marcha otro operativo, de gran magnitud, en el centro.

Además solicitó a la población que no se aproxime a la zona. «Por favor eviten la zona en torno al centro comercial», dice el comunicado. Diversos medios empezaron a anunciar cifras no confirmadas de muertos y heridos, superiores a las oficiales.

Al mismo tiempo, los medios alemanes informaron que se dirigían a la capital bávara «unidades policiales del Sur de Baviera».

Los trabajadores del shopping no podían abandonar sus puestos de trabajo. También fueron suspendidos los servicios de colectivos y el subterráneo que pasan por la zona. Los autores huyeron, según algunos medios alemanes, por el subterráneo.

Hay más de un centenar de agentes desplegados, a los que se han sumado las fuerzas especiales alemanas.

El país está en alerta desde el lunes, cuando un refugiado afgano de 17 años, supuestamente vinculado al grupo extremista Estado Islámico, atacó con un hacha y un cuchillo a los pasajeros de un tren regional en Baviera.