16-07-2014

Al final, la UTA levantó el paro de micros de larga distancia

Lo anunció el titular del gremio, Roberto Fernández, tras una reunión en Gobierno con el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich y empresarios

El secretario general de la UTA, Roberto Fernández.

El secretario general de la UTA, Roberto Fernández.

La Unión Tranviarios Automotor (UTA) resolvió anoche, por pedido del gobierno nacional, levantar el paro de micros de larga distancia que había convocado «por tiempo indeterminado» a partir del jueves.

El compromiso gremial fue posible gracias a que el Ejecutivo se ofreció «como garantía» para la firma de un acuerdo en las negociaciones salariales, según informó a DyN el vocero de prensa de la UTA, Mario Calegari.

La decisión, que amenazaba con complicar el inicio de las vacaciones de invierno, se tomó tras la reunión que mantuvieron los representantes gremiales junto a empresarios y funcionarios nacionales en la Jefatura de Gabinete, donde se anunció un «principio de acuerdo» en la discusión salarial.

La suspensión de la medida de fuerza garantizaría la firma de los acuerdos salariales, que podrían terminar de definirse mañana, cuando las partes retomen las negociaciones cerca del mediodía. Además, los empresarios se comprometieron a no suspender ni despedir trabajadores, destacó Calegari.

Durante el encuentro, que finalizó cerca de las 20.30, intentaron arribar a un acuerdo que permita subir los sueldos de los choferes del sector larga distancia para evitar un paro en el servicio en medio de las vacaciones de invierno.

Si bien el conflicto no se resolvió anoche, desde la UTA anunciaron un «principio de acuerdo» por lo que decidieron levantar la medida de fuerza, que anunciaron esta semana, como señal de buena voluntad, aunque no se dieron más detalles de lo conversado entre las partes.

Esta tarde, los empresarios y funcionarios se reunieron en la sede del ministerio de Economía, tras lo cual trasladaron las conversaciones hacia la Jefatura de Gabinete, donde se sumaron los representantes gremiales, dijeron fuentes que participaban de las negociaciones.

Según advirtieron los informantes, las tratativas se complicaron porque para dar los aumentos salariales que piden los choferes, en torno a 30 por ciento, los empresarios argumentaron que necesitaban alrededor de 140 millones de pesos e intentaban que ese monto fuera compensado con subsidios del Estado nacional. Del encuentro participó el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, entre otros funcionarios nacionales.