30-05-2018

Vidal respaldó a Macri con el veto a la rebaja de tarifas

Contundente apoyo a la decisión presidencial. Y disparó contra la oposición en la Provincia que rechaza el proyecto de eliminar gravámenes en las facturas de servicios públicos.

Vidal Rotary Sheraton 1

Vidal habla en el ciclo de conferencia del Rotary Club de Buenos Aires. Dijo que si se sanciona la ley de congelamiento de tarifas no va a cambiar en nada la situación de los argentinos que no las pueden pagar.

Al defender el veto que el presidente Mauricio Macri aplicará a la ley que rebaja las tarifas de los servicios públicos, la gobernadora María Eugenia Vidal aprovechó para disparar contra la oposición en la Provincia que rechaza el proyecto que elimina las cargas fiscales en las facturas de la luz, el gas y el agua, al hablar en el ciclo de conferencias del Rotary Club de Buenos Aires, en el Hotel Sheraton de Retiro.

“Espero que el día de hoy, si se sanciona la ley (en el Senado), nos deje un aprendizaje. No va a cambiar en nada la situación de los argentinos que no pueden hacer frente a las tarifas, porque es una ley que no tiene recursos previstos”, dijo la mandataria.

De esa forma, Vidal ratificó que la norma será vetada por el Presidente, tal como se había adelantado. “Espero que podamos aprender que ese no es el camino. Mañana o pasado, cuando el Presidente vete la ley, nada va a cambiar para los argentinos en ese esfuerzo enorme que tiene que hacer para enfrentar las tarifas”, sentenció.

Vidal aseguró que “los argentinos siguen queriendo un cambio profundo” que genere un Estado “más justo y equitativo”, y señaló que esa trasformación “depende de todos los dirigentes de este país”.

La Gobernadora evaluó que la conformación de una Nación “que crezca sostenidamente durante veinte años”, con buenas variables económicas y con escasa inflación “no sólo depende de los que gobernamos hoy, sino también de los que gobernaron antes y hoy todavía tienen representación política. Depende de los dirigentes empresarios y sindicalistas, de los que generan opinión, de los líderes de los movimientos sociales. Con responsabilidades distintas, pero fundamentalmente depende de todos nosotros”.

“La discusión que tenemos por delante es mucho más profunda que ver cómo reducimos el déficit. Es sobre qué Estado queremos y cuán justo y equitativo queremos que sea. La peor consecuencia de ese Estado que construimos durante décadas en la Argentina, es que construimos un Estado que gasta más de lo que tiene y que además no fue equitativo en esa construcción, ni tuvo prioridades claras y sostenidas en el tiempo”.

“Creo que la Argentina está llena de oportunidades, no está condenada ni al éxito ni al fracaso, depende de lo que nosotros hagamos. Esta dificultad que atravesamos todos es una enorme oportunidad para que toda la dirigencia entienda que éste es un punto de inflexión en nuestro país”, precisó.

Según la Gobernadora, “tenemos la oportunidad de ponernos de acuerdo sobre ese Estado con un criterio de justicia y equidad, o podemos hacer lo mismo que hicimos los últimos setenta años: echarnos la culpa, confrontar, pensar quién es peor, buscar excusas, poner parches demagógicos y ver cuánto tiempo más ganamos”.

Empero, advirtió que “esa película ya la vimos muchas veces y sabemos cómo termina. Sabemos quién sufre más al final. De algo estoy segura: los argentinos siguen queriendo un cambio y ese cambio no es solamente un espacio político distinto, es un cambio profundo, desde muchos lugares, hacer algo distinto para tener resultados distintos”.