16-08-2018

Vidal admitió que todavía hay “mafias” enquistadas en la Policía

Anunció medidas para profundizar la reforma de la fuerza. Dijo que sumará 6.500 policías a las calles en 2019. La semana pasada reveló que 12 mil efectivos nuevos patrullan La Plata y el Conurbano.

Ritondo y Vidal en La MatanzaLa incorporación de 6.500 policías nuevos que tendrán como misión patrullar las calles de la Provincia, anunció hoy en La Matanza la gobernadora María Eugenia Vidal, que sorprendió al admitir que todavía hay “mafias que están adentro del cuerpo” y ratificó la reforma integral de la Bonaerense, que apunta a que “la gente esté más segura y de una vez por todas pueda confiar” en la fuerza.

Durante un acto realizado en la sede de la Superintendencia de Investigaciones del Tráfico de Drogas Ilícitas y Crimen Organizado de la localidad de Ramos Mejía, Vidal sostuvo que “sabemos que los vecinos siguen inseguros” y que “no alcanza con lo que hicimos”, por lo que “empezamos una segunda etapa de reforma de la Policía para profundizar y continuar peleando contra las mafias” enquistadas en la estructura policial.

Print

“No vamos a parar de pelear contra todo lo que tengamos que pelear para que la gente esté más segura y para que de una vez por todas pueda confiar en su policía de la Provincia. Tenemos un equipo de gente que en cada comisaría controla lo que pasa” para “tener la policía que los bonaerenses nos merecemos”, advirtió. En el anuncio estuvo presente el ministro de Seguridad del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, Cristian Ritondo.

La mandataria resaltó que ese cambio no se producirá “de un día para el otro, porque fueron muchos los años con gobiernos mirando para el otro lado, o pensando que el problema se acababa con una purga de mil o dos mil policías”, pero garantizó que pronto habrá “más y mejor presencia policial en las calles”.

La semana pasada, Vidal informó que 12 mil policías más ya patrullaban las calles de La Plata y 28 distritos del Conurbano; anunció una guerra frontal contra los “motochorros” y prometió cuidar las “zonas calientes” y las de mayor reincidencia de delitos.

“Durante décadas, el mensaje que recibió (la fuerza de seguridad) era que tenía que arreglarse sola: sola para sobrevivir, sola para su equipamiento, sola para combatir el delito. Mientras tanto, el acuerdo (con el ejecutivo provincial) era mirar para el otro lado y no enterarse de las cosas malas que pasaban adentro. Eso, en el 2015, se terminó”, subrayó.

Según Vidal, “estamos trabajando con un equipo enorme y muy valiente, haciendo reformas para que, además de ser la policía más grande de la Argentina, sea la mejor”.

En ese sentido, reconoció sentirse “orgullosa de la policía que estamos construyendo” y remarcó que “no hacemos una purga sino que desarrollamos una política de control permanente” que ya dejó “a más de once mil policías fuera de la fuerza, algo que nunca sucedió antes”.

La reforma propuesta por la Gobernadora no sólo contempla la incorporación inmediata de mil policías “que estaban detrás de un escritorio” a las calles, “con un entrenamiento previo”, sino incrementar esa cifra adicional a 6.500 el año próximo, porque “la gente quiere que controlemos, que estemos ahí donde tiene miedo”.

Además, se cambió “el sistema de ascensos dentro de la policía. Antes se ascendía por antigüedad: un efectivo cumplía una cantidad de años en la fuerza y automáticamente ascendía en su cargo. Eso no va a pasar más. A partir de este año, cada policía deberá tener la aprobación de Asuntos Internos, sin ninguna actuación irregular; presentar su Declaración Jurada en orden, cumplir con el requisito de antigüedad y contar con la evaluación positiva de su jefe, además de tres exámenes: uno de salud, otro atlético de condiciones físicas para perseguir el delito y otro intelectual. Los mejores van a ser los que asciendan. Queremos seguir apoyando al buen policía, al que nos enorgullece, y darle más seguridad a la gente”.

Asimismo, los efectivos exonerados por delitos aparecerán en un listado disponible en el sitio web de la Gobernación, y se implementará un sistema de seguimiento “para saber dónde están y qué están haciendo”.