07-03-2018

Uruguay concedió la extradición de Balcedo y su esposa

El “sindicalista heredero” devenido en empresario de medios, primero será juzgado en el vecino país. Después sí, a rendir cuentas en Argentina.

Paola Fiege y Marcelo Balcedo, primero serán juzgados en Uruguay.

Paola Fiege y Marcelo Balcedo, primero serán juzgados en Uruguay.

La Justicia de Uruguay confirmó la extradición del ex director del diario Hoy de La Plata y titular heredero del Soeme, Marcelo Balcedo, y de su esposa, Paola Fiege, aunque suspendió su entrega a la Argentina “hasta la conclusión de la causa que se le sigue” en ese país, según un fallo que trascendió en las últimas horas.

La decisión fue tomada por la juez de primera instancia en lo Penal Especializado en Crimen Organizado María Helena Mainard al denegar el pedido de la defensa de Balcedo para que rechazara su extradición con el argumento de que el juez federal platense a cargo de la causa en Argentina, Ernesto Kreplak, tenía “animosidad” contra el sindicalista.

“De la prueba diligenciada en autos no surge probado que los delitos imputados a Balcedo sean delitos políticos o conexos con los mismos, u otros cuya persecución se encuentre motivada en fines políticos”, señaló Mainard en su dictamen.

La juez consideró que el pedido de extradición cumple con todos los requisitos formales y legales que contempla el tratado vigente entre ambos países, aunque resolvió que los acusados sean juzgados en Uruguay antes de su traslado a Argentina.

Mientras tanto, Miriam René Chávez de Balcedo, madre del “gremialista heredero”, que accedió a la secretaría general del Soeme a la muerte de su padre, el histórico dirigente de la derecha peronista, Antonio Balcedo, recobró la conducción de los medios periodísticos de la familia, el diario Hoy y la FM 92.1 Emisiones Platenses.

“Nené”, como se conoce a la directora del periódico y la radio, les adeuda los sueldos de enero y febrero a los trabajadores de ambas empresas, además de haber echado a más de 100 empleados, desoyendo la conciliación obligatoria del ministerio de Trabajo, en medio de un conflicto de impredecible final.