17-11-2015

Scioli no puede escapar del fuego amigo

En la recta final de la campaña, el candidato oficialista se ve en la tarea de evaluar daños tras dichos y actos de su propio espacio que no dejan de perjudicarlo.

scioliEn el tramo final de la campaña, cuando restan cinco días para que la gente decida en la segunda vuelta quien será el próximo presidente, Daniel Scioli vive con cierto estupor cómo desde su propio partido una serie de acciones y declaraciones parecen minarle su carrera de por si complicada al balotaje.

Luego del debate, donde no pudo imponer una ventaja que le hubiera venido como anillo al dedo, en las últimas horas antes de la veda, el candidato del Frente Para la Victoria es testigo de afirmaciones que chocan de frente contra su discurso de campaña.

Por ejemplo, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, que ya cuenta con varios de estos episodios, dio a entender que el gobernador bonaerense podría encarar una devaluación, afirmación de la que el mandatario busca escapar desesperadamente.

El funcionario nacional aseguró que “es posible” que se intervenga el valor del dólar. “Si hay que hacer correcciones, se hacen correcciones. Yo nunca he negado eso y no he visto a Scioli negarlo”, agregó, aunque terminó reconociendo que el candidato oficialista “dice permanentemente que quiere sostener las políticas”.

“No sé si Scioli lo va a hacer o no lo va a hacer, digo que tiene la facultad de hacerlo y es el único que decide. Tendrá que evaluarlo con su equipo técnico, definir hacia dónde va”, puntualizó Aníbal, quien determinó que “una de las facultades que tiene es hacerlo, la otra facultad es no hacerlo. Hay que preguntarle a Scioli”.

Otro que dio un ejemplo de fuego amigo fue el ministro de Economía, Axel Kicillof, quien luego de la férrea defensa al no acordar con el FMI que lanzó Scioli en el debate presidencial, se mostró sonriente con la titular de ese organismo, Christine Lagarde.

“Es una chicana, hay una relación institucional, de hecho los técnicos supervisan las mediciones del Indec. No es que Kicillof fue a pedirle plata al Fondo Monetario, eso es lo que va a hacer Macri”, fue la respuesta que ensayó un Scioli ya cansado de defenderse de los propios.