17-03-2017

Ponen bajo la lupa asignaturas pendientes de la ley de salud mental

Salvador y el Defensor del Pueblo Adjunto en DDHH, Marcelo Honores, coincidieron en profundizar la implementación de la norma. También acordaron combatir el hostigamiento escolar.

Daniel Salvador y Marcelo Honores

Daniel Salvador y Marcelo Honores acordaron avanzar en acciones para visibilizar y luchar contra el hostigamiento escolar en la Provincia, una problemática que preocupa a la comunidad educativa.

Disparar mecanismos de gestión que apunten a la efectiva implementación de la ley de salud mental en la Provincia y profundizar acciones para enfrentar el creciente fenómeno del hostigamiento escolar, fueron las coincidencias que alcanzaron el vicegobernador bonaerense, Daniel Salvador, y el Defensor del Pueblo Adjunto en Derechos Humanos y Usuarios de Servicios de Salud, Marcelo Honores, durante una reunión de trabajo que mantuvieron en la Legislatura.

Durante el encuentro, Salvador y Honores analizaron los avances que se alcanzaron en materia de salud mental, desde que la Provincia adhirió a la ley nacional y la Defensoría se puso al frente del Órgano de Revisión Local, y comenzó la efectiva puesta en práctica del nuevo paradigma en la materia, que pasa por la desmanicomialización, la externación de los pacientes, la reinserción en las familias y su inclusión social y laboral.

Además de hacer un repaso de las asignaturas pendientes para estar a tono con las nuevas ideas sobre salud mental, Honores evaluó con Salvador la conveniencia de que la Provincia tenga, independientemente de su adhesión a la legislación nacional, un plexo normativo propio, que sirva para atender las problemáticas particulares y específicas que plantea la realidad bonaerense.

Por otro lado, Salvador y Honores acordaron consolidar los vínculos que permitieron, durante 2016, la realización de actividades conjuntas que apuntaron a visibilizar y desterrar los crecientes episodios de hostigamiento escolar, un fenómeno que inquieta a la comunidad educativa bonaerense.

Honores destacó que la Defensoría “tiene una especial preocupación y compromiso por los derechos de los niños, niñas y adolescentes. Tenemos el deber de advertir y prevenir hechos antes que sean graves; no se trata de castigar, vigilar y expulsar, sino de tender lazos de inclusión y de respeto, atendiendo siempre la mirada de los chicos”.