10-04-2019

La tormenta perfecta para las pymes

Por Jonatan Loidi (*) – Columna de la Agencia Télam

Un análisis sobre la compleja situación que atraviesan las Pymes y cuáles son los factores que deben tener en cuenta los futuros candidatos presidenciales para brindarles soluciones.

Jonatan LoidiEs común escuchar la mención en meteorología del término “tormenta perfecta”. Entiendo a la misma como una serie de factores, que si se dan todos juntos desatan una tormenta perfecta y cuyos daños pueden ser de alto impacto.

Este término también puede aplicarse a la economía y en particular a la Argentina que ya tuvo a lo largo de la historia muchas tormentas perfectas.

Si nos centramos por un momento en el segmento más grande de la economía, las pymes, veremos que están pasando por una profunda crisis, y lo que es peor, con muy malas perspectivas de cara al corto plazo.

¿Qué es lo que define la tormenta perfecta para las pymes? Como siempre no es solo un factor, son varios y dependen del rubro. Pero en general podríamos encontrar una serie de cuestiones comunes, que pasaremos a describir a continuación.

Baja en el consumo interno: debido a una pérdida del poder adquisitivo, más una volatilidad generalizada en las variables económicas, como tipo de cambio, inflación, tasas de interés, etc. Hacen que el consumo esté en niveles tan bajos como los peores momentos de la historia reciente de nuestro país. Es importante entender que para la mayoría de las pymes es clave la caja diaria, no tienen grandes reservas de dinero para aguantar una baja prolongada en el consumo.

Poca apertura de los mercados externos: sin olvidar que veníamos de una economía muy cerrada al mundo, pero sumando una serie de malas decisiones de la gestión actual, lo cierto es que aún la apertura de mercados no alcanza para poder encontrar ahí un alivio a la falta de mercado interno. Es importante, a la vez, resaltar que son muy pocas las pymes que venden productos o sub productos al exterior.

Alta carga y presión tributaria: Argentina está en el top five de países con mayor carga y presión tributaria de América. Sumando instrumentos muy creativos, pero perversos, creados por los estados provinciales y municipales para lograr recaudar más, retenciones, Ingresos Brutos, impuestos a las transacciones electrónicas o con tarjetas de crédito, etc.

Inflación: la raíz de todos los males de la economía es sin dudas uno de los peores enemigos de las pymes ¿por qué? Porque la pyme, en la mayoría de los casos, no puede trasladar a la misma velocidad el aumento de costos a sus precios. Por otro lado, trabajar con inflación tiene muchos efectos distorsivos que hacen que el empresario nunca tenga claro si está o no ganando dinero con su emprendimiento y dificulta la toma de decisiones.

Cadena de pagos: aquí tenemos dos factores críticos y dolorosos para los pequeños y medianos empresarios. Por un lado, en muchos casos vemos que la cadena se rompe, básicamente muchos dejan de poder pagar y es necesario renegociar deudas, lo que en un contexto inflacionario es criminal. Por otro, tenemos el alargue de la cadena, en la que los que antes pagaban a 30 y 60 días, ahora lo hacen a 90, 120 y más. El empresario pyme al no tener reservas debe salir a negociar esos valores a las tasas más altas del mundo.

Incertidumbre cambiaria: no es tanto problema la devaluación en sí, sino el no poder saber qué va a pasar con el dólar. Muchas pymes no están pensando en el dólar como una reserva de valor, sino como una dificultad para fijar precios, importar materias primas, etc.

Tasa de interés: dejé para lo último la que yo considero la más crítica para el día a día Pyme; pero a la vez la que frena de manera más determinante la economía de un país. Con tasas de interés de hasta 70% anual para descontar un cheque y mayores para descubiertos. Sumando que muchas veces los cheques hay que descontarlos en el mercado informal, donde las tasas son del doble. Aquí es donde, podríamos decir, le dieron el tiro de gracia a los empresarios que se ven ahogados en su día a día y pierden la poca o mucha rentabilidad al estar sometidos a un infierno de tasas de interés. Ni que hablar de inversiones, algo que es virtualmente imposible e inviable.

Como verán el escenario es complejo y los políticos deben tomar nota de esta situación lo antes posible. De alguna manera, el listado que describí antes podría ser una guía de todo lo que deben resolver si quieren hacer de este un país más viable para las pymes.

(*) Conferencista Internacional en temas de Marketing, Ventas y motivación. Director de Grupo Set. Autor del libro “Qué es eso del Marketing?