22-03-2016

La Provincia dio otro paso para reformar la Bonaerense

El ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, firmó una resolución que establece cambios para la fuerza provincial, una de las políticas que exige María Eugenia Vidal.

vidal ritondoEn la seguidilla de medidas que apuntan a introducir cambios en la Policía Bonaerense, el gobierno de María Eugenia Vidal oficializó una serie de medidas que apuntan a modificar el funcionamiento de la fuerza que ha sido objeto de repetidas críticas por parte de la administración bonaerense.

La firma de la resolución 119/2016 por parte del ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, significó el puntapié inicial con el que el gobierno pretende institucionalizar este cambio de cara, entre las que incluyen la disminución el número de Superintendencias de 40 a 26 o la ampliación del tiempo de formación de los policías locales.

A partir de esta medida, se jerarquizará el rol del comisario y se rediseñarán áreas de Investigaciones, Policía Científica, y Narcotráfico y Delitos Complejos, que se unificarán. Además, habrá una nueva planificación y desarrollo de la Superintendencia de Policía Vial y Seguridad Islas, como así mismo se crearán las superintendencias de Inteligencia Criminal y de Planificación y Operación Policial.

“Nos encontramos primero con una policía a la que le faltaba capacitación, con una estructura burocrática muy grande para su funcionamiento, que utiliza cuatro tipos de armas de fuego distintas, lo que es difícil para la instrucción, y con patrulleros con falta de mantenimiento y falta de capacitación del personal en la conducción”, Sostuvo Ritondo.

Como habían adelantado desde el gobierno, en Asuntos Internos habrá una conducción civil y una unidad independiente de investigación y se implementará una auditoría interna de legajos y carpetas médicas para evitar las masivas licencias de los uniformados.

La formación de las Policías locales, por su parte, pasará de seis a nueve meses, con una capacitación supervisada y auditada por el Ministerio de Seguridad, y se llevará a cabo una transferencia progresiva de estas fuerzas con recursos económicos y materiales a los municipios.

Además, habrá un reequipamiento individual para los agentes, una puesta en valor de infraestructura edilicia policial y la unificación de imagen de todas las comisarías.