04-02-2021

La inflación le ganó por casi 9 puntos a la recaudación de Kicillof

Los recursos de la Provincia crecieron en 2020 un 27,6%, frente a una escalada de precios del 36,1% en igual período. La pérdida equivale a casi $40.000 millones. Los datos revelan el fuerte impacto restrictivo que el ASPO tuvo sobre la actividad económica.

ARBA fiscalizacionCon una caída de casi 9 puntos interanuales o $40.000 millones, la recaudación de impuestos propios de la administración que encabeza Axel Kicillof, se elevó a $467.016 millones a lo largo de 2020, lo que pone en evidencia el fuerte impacto restrictivo que provocaron sobre la actividad económica las medidas de aislamiento dispuestas para combatir la pandemia de Covid-19.

Si bien es cierto que los recursos del Estado bonaerense crecieron en el acumulado del año pasado un 27,6%, en el mismo período la tasa de inflación, según datos del Indec, fue del 36,1%, lo que en la práctica representa una pérdida real del 8,5%, unos $39.696 millones.

Sin embargo, más allá del triunfo de la inflación sobre la recaudación, el director de ARBA, Cristian Girard, vio con buenos ojos el desempeño del organismo tributario. “Entre marzo y abril de 2020 la recaudación sintió el impacto más profundo de la crisis sanitaria. Luego de esa caída, comenzó a revertirse la tendencia y se inició una progresiva recuperación que fue consolidándose con el correr de los meses”, señaló.

En rigor, los recursos propios de la provincia de Buenos Aires alcanzaron durante el año pasado un total de $467.016 millones, monto que representa una suba interanual de 27,6% y refleja la recuperación experimentada en los últimos meses, que permitió dejar atrás lo peor de la pandemia, señaló ARBA en un comunicado.

“A pesar del contexto siempre desfavorable provocado por la pandemia, el balance de la gestión de ARBA en el primer año de gobierno de Axel Kicillof es muy positivo, y se ve reflejado en la evolución que mostró la recaudación, en especial en la segunda mitad de 2020, así como en las mejoras logradas en materia de fiscalización, servicios y otras iniciativas que brindaron al sistema tributario una mayor progresividad y equidad”, sostuvo Girard.

Cristian Girard 1

El director de ARBA, Cristian Girard, vio con buenos ojos el desempeño de la recaudación en el último tramo del año.

Girad hizo hincapié en que “en medio de la crisis sanitaria, y en forma coordinada con el resto del gabinete provincial, pudimos acompañar y ayudar al conjunto de los contribuyentes, en particular a las pymes, comerciantes, microempresas y sectores medios”.

“Así, otorgamos bonificaciones y otros beneficios, postergamos vencimientos, implementamos planes de pago con facilidades, redujimos retenciones de Ingresos Brutos y, aún en el contexto de pandemia, logramos mantener un nivel aceptable de recaudación, lo cual es muy importante porque se trata de recursos que son fundamentales para ayudar a reconstruir el tejido productivo, económico y social de la provincia de Buenos Aires”, subrayó Girard.

En concreto, la derrota de la recaudación frente a la inflación, implica una pérdida de recursos para las arcas bonaerenses de $39.696 millones, el equivalente a los 8,5 puntos que los precios se situaron en el acumulado del año pasado por encima sobre los ingresos fiscales.

TODOS LOS NÚMEROS.- El detalle de números proporcionado por ARBA especifica que en el transcurso de 2020 el Impuesto sobre los Ingresos Brutos exhibió un crecimiento de 29,1%, totalizando $339.086 millones. Esa evolución tuvo como marco una caída implícita del nivel de actividad que estuvo en torno al 9,7%, con un impacto negativo que fue heterogéneo y afectó de manera diferente a los distintos rubros de la economía.

Respecto del tributo de Sellos, la recaudación alcanzó los $37.043 millones, con una suba de 22,9%. En este caso, la evolución del impuesto se vio perjudicada, en particular entre abril y mayo de 2020, por impacto de la crisis sanitaria en los rubros inmobiliario y automotriz. A partir de ahí, se observó una recuperación que fue coincidente con la mejora evidenciada en esos sectores.

El Impuesto Inmobiliario Urbano (Edificado y Baldío) aportó en 2020 un total de $28.276 millones, con un incremento interanual de 41%. Por su parte, el Inmobiliario Rural sumó $14.131 millones, con una mejora de 40,6% en comparación con 2019.

A lo largo del año, Automotores y Embarcaciones Deportivas totalizaron $37.653 millones, con un crecimiento de 28,5%. Por su parte, los planes de regularización sumaron $9.934 millones y el tributo a la Transmisión Gratuita de Bienes aportó $893 millones.

ARBA reveló que por los efectos negativos provocados por la pandemia se generó una caída notoria en el nivel de actividad, que tuvo su impacto en la evolución de Ingresos Brutos y Sellos. Por otro, afectó la cobrabilidad de todos los impuestos patrimoniales, en particular Automotores y Embarcaciones.

“Las medidas de ARBA destinadas a paliar la crisis y la paulatina recuperación del nivel de actividad, con su impacto favorable en el poder adquisitivo de los contribuyentes, fueron menguando ese deterioro de la cobrabilidad, sobre todo a partir de la segunda mitad de 2020, lo que se tradujo en una progresiva mejora de la recaudación”, concluye el comunicado de la Agencia de Recaudación bonaerense.