09-03-2018

Garro salió a apagar el incendio en Los Hornos por la falta de agua

El Intendente habló con vecinos sobre las obras que hacen falta para optimizar el servicio de 20 mil platenses. ABSA entre las cuerdas.

Garro y Sardella en las obras que apuntan a solucionar la prestación de ABSA en Los Hornos.

Garro y Sardella en las obras que apuntan a solucionar la prestación de ABSA en Los Hornos.

Los graves problemas de abastecimiento de agua en una amplia zona de Los Hornos, que afecta a más de 20 mil personas, como consecuencia del déficit de ABSA en la operación del servicio, determinó que el intendente Julio Garro desembarque en el barrio para intentar poner paños fríos y anunciar la rápida finalización de las obras que mejorarían la calidad del suministro.

Garro decidió poner la cara, pero no lo hizo solo. Presionó y consiguió que el presidente de ABSA, Raffaele Sardella, baje a Los Hornos y se comprometa frente a los vecinos a “llevar soluciones concretas”.

El Intendente dijo en el barrio que “trabajando en equipo cumplimos con nuestra palabra”, pero lo más relevante es que logró apuntar el conflicto hacia ABSA, bajando la presión sobre la Comuna.

Durante la visita, Garro y Sardella observaron el cambio de cañerías en la zona de 62 y 139 y conversaron con vecinos sobre la importancia y el avance de las obras.

El jefe comunal precisó que “este barrio pedía a gritos una solución ante la falta de presión y a partir de esta obra va a tener siete veces más agua que antes. Sabemos que falta mucho por hacer, pero estos hechos demuestran que para resolver los problemas de los platenses no hacen falta discursos, hace falta cumplir con la palabra y demostrarlo con acciones concretas todos los días”.

“El acceso al agua potable es un derecho que si no está garantizado pone en juego la salud pública, por eso junto a ABSA nos hicimos cargo de un tema clave y nos comprometimos a brindar respuestas frente a una complicación que los vecinos arrastran desde hace muchos años”, valoró.

Sardella detalló que “la obra prevé el cambio de cerca de seis mil metros de cañerías, con una inversión que supera los 65 millones de pesos en un año”. Y precisó, los trabajos comprenden el recambio de cañerías de 131 a 161, y desde 52 a 72, con el objetivo fundamental de elevar los caudales de agua, con el reemplazo de caños que datan de la época fundacional”.

Hasta ahora se cambiaron 3.900 metros de cañerías, mientras que otros 1.200 metros se están ejecutando en estos días y los restantes 900 se proyectan para el mes de mayo.