22-12-2015

Garro le apunta a la gestión Bruera y denuncia defraudación

El Intendente cargó contra su antecesor. Lo acusa de defraudación por sobrefacturación de las cooperativas de trabajo. El monto de la supuesta estafa es de 37 millones de pesos mensuales.

El intendente Julio Garro entra al Palacio Municipal rodeado de cooperativistas. Fue el 18 de diciembre, cuando consiguió financiamiento de la Provincia para pagar sueldos, aguinaldos y deudas con proveedores.

Una presentación judicial para que se investigue el manejo de fondos vinculado a las cooperativas de trabajo durante la gestión de Pablo Bruera, para determinar si existió defraudación al municipio por sobrefacturación, realizará el las próximas horas el intendente de La Plata, Julio Garro, al constatar una diferencia de 37 millones de pesos mensuales entre lo que pretenden cobran los intermediarios y lo que efectivamente percibían las 5.000 personas contratadas.

Garro también anunció que realizará una segunda presentación judicial para que se investigue la falta de camiones, máquinas y herramientas de trabajo en las delegaciones municipales y puso énfasis en que la Justicia deberá establecer si existió una defraudación a la Comuna con las cooperativas.

“Según el Registro que realizamos esta última semana, existen 5 mil personas trabajando con un promedio salarial de 3.500 pesos, lo que arroja un costo de $18 millones por mes. Sin embargo, los intermediarios reclaman $55 millones”, disparó el Intendente.

“¿Dónde quedaban esos $37 millones por mes? Así se entiende mucho más este déficit de $533 millones que recibimos”, sentenció Garro.

“He tomado la decisión de presentarme ante la justicia para que se indague dos hechos puntuales. Por un lado, las diferencias abismales entre lo que se le pagaba a cada trabajador y lo que percibía a cambio cada cooperativa”, publicó el jefe comunal en su cuenta de Facebook.

El Intendente insistió con que quiere saber qué pasó en las delegaciones. “Faltan herramientas, máquinas y camiones; no quedaron ni bolsas para recoger residuos. Lo que es peor aún, los cooperativistas nos contaron que los obligaban a comprar las escobas y palas para salir a barrer las calles de la Ciudad”, concluyó.