13-03-2019

Nación y Provincia prometen el adiós a las retenciones en 2020

Al inaugurar la muestra rural, el secretario de Agroindustria, Luis Etchevehere, volvió a asumir el compromiso de eliminar el gravamen el año próximo. Vidal, en la cena de apertura, jugó fuerte contra el tributo: “es distorsivo”.

Vidal en Expoagro 2019

Bergman, Sarquís, Etchevehere, Vidal, Curutchet y Esteban Bullrich en la apertura de Expoagro, en San Nicolás.

“Vamos a eliminar las retenciones el año próximo”, dijo palabra más o menos el secretario de Agroindustria de la Nación, Luis Miguel Etchevehere, mientras María Eugenia Vidal, en sintonía, subrayó que es un gravamen “distorsivo, de emergencia”, que “debe reducirse lo más rápido posible para que la producción no tenga un pie en la cabeza”

Al inaugurar juntos la muestra Expoagro, en la localidad bonaerense de San Nicolás, Etchevehere y Vidal levantaron nuevamente la vara en materia impositiva al comprometerse a “reducir” y “eliminar” el tributo que pesa sobre la producción agrícola a partir del 2020.

“Tanto el Presidente como yo sabemos que las retenciones son un impuesto distorsivo y no creemos que tenga que ser un impuesto que llegue para quedarse. Es un impuesto de emergencia y lo queremos considerar como un impuesto de emergencia. Vamos a trabajar en conjunto para que ese impuesto pueda reducirse lo más rápido posible, para que la producción no tenga un pie en la cabeza”, disparó la Gobernadora.

En tanto, Etchevehere insistió con que las retenciones a la producción agropecuaria “tienen fecha de vencimiento” y destacó que el gobierno tiene previsto eliminarlas “el próximo año” por ser un “impuesto que incomoda” a los productores y “pone trabas en el camino”.

Las declaraciones de Etchevere, similares a las que hizo el sábado en un desayuno con vitivinicultores de Mendoza, se produjeron en la apertura de Expoagro, donde inauguró la exposición junto a Vidal, al secretario de Agroindustria bonaerense, Leonardo Sarquís; los secretarios de Ambiente de la Nación, Sergio Bergman, y el General del gobierno bonaerense, Fabián Perechodnik; el subsecretario de Asuntos Municipales, Alex Campbell; el presidente del Banco Provincia, Juan Curutchet, y el intendente local, Manuel Passaglia.

El tema de las retenciones fue el centro de la escena en la muestra, dado que ya el lunes por la noche Vidal planteó en la cena de apertura del encuentro, en un hotel de San Nicolás, que las retenciones eran un “impuesto distorsivo” y sostuvo que “no llegaron para quedarse”.

Durante esa cena, Vidal explicó a los productores rurales que “tanto el Presidente como yo sabemos que las retenciones son un impuesto distorsivo y no creemos que tenga que ser un impuesto que llegue para quedarse. Es un impuesto de emergencia y lo queremos considerar como un impuesto de emergencia. Vamos a trabajar en conjunto para que ese impuesto pueda reducirse lo más rápido posible, para que la producción no tenga un pie en la cabeza”.

Asimismo, dijo que “de 135 municipios, 127 están ligados a la agroindustria; la provincia de Buenos Aires es agroindustria en su identidad más profunda”, y que a pesar de las inundaciones y sequías que afectaron la producción el último año, “el campo se sostuvo de pie, siguió apostando, siguió invirtiendo y hoy podemos ver los resultados y decir que no bajar los brazos valió la pena”.

Además de enumerar los crecimientos en los rendimientos de carne vacuna, trigo y otros cereales, Vidal subrayó que “hemos avanzado muchísimo en materia de obras en la Provincia” y que gracias a las obras hidráulicas en la cuenca del río Salado, que beneficiará a cincuenta municipios, “vamos a recuperar un millón de hectáreas productivas”.

“No queremos más la Argentina de la emergencia agropecuaria o la que devuelve un colchón a la gente cuando baja el agua: queremos la Argentina que hace la obra para que la gente no vuelva a atravesar eso. Eso habla de futuro”, concluyó.