26-07-2017

El Municipio clausuró tres remiserías truchas

La Comuna llevó adelante una serie de procedimientos gracias al cual cerró una serie de agencias que no contaban con la habilitación municipal correspondiente

remiserías truchasCon la intención de combatir el transporte ilegal, el Municipio de La Plata clausuró tres remiserías fuera de regla que funcionaban en la Ciudad sin la habilitación correspondiente.

Por el operativo, encabezado por la Secretaría de Convivencia y Control Ciudadano, la Comuna cerró las agencias de 520 e/ 143 y 144, 155 e/ 520 y 521 y en Av. 44 y 201.

Desde el Municipio informaron que en los primeros seis meses del año se sacaron de circulación 65 vehículos que prestaban el servicio de manera ilegal, mientras que fueron clausuradas 15 remiserías que desarrollaban la actividad sin contar con la habilitación municipal ni las condiciones de seguridad exigidas, violando la Ordenanza Municipal N° 9215.

“Los controles diarios forman parte de un conjunto de medidas que estamos llevando a cabo para terminar con la problemática del transporte ilegal”, precisó el secretario del área, Roberto Di Grazia.

En esa línea, precisó que “para reforzar aún más las medidas de control, pusimos en funcionamiento las nuevas obleas de seguridad que deben llevar los remises para su debida identificación que, próximamente, se hará extensiva a los taxis y transportes escolares”.

Con el objetivo de identificar y controlar a los remises, el Municipio puso en marcha la implementación de obleas de color amarillo y con un código QR que les permite a los inspectores constatar la habilitación, además de los datos del propietario, patente y disco.

El transporte ilegal representa un perjuicio para aquellos trabajadores que se desempeñan en la actividad de manera correcta, cumpliendo las exigencias de la normativa en cuanto al estado del vehículo, las condiciones de seguridad y las obligaciones tributarias.

Por otra parte, la actividad por fuera de la ley pone en peligro permanente tanto a los choferes como a los pasajeros, teniendo en cuenta que el transporte en el que se trasladan no pasó ningún control que garantice su buen funcionamiento ni la tenencia de los requerimientos necesarios para circular como tal.