06-05-2016

El massismo, entre el castigo a Macri y la defensa de las pymes

En el Frente Renovador, Felipe Solá sostiene por un lado que la ley antidespidos es “un sopapo a la política económica” del Presidente y, por otro, Ignacio De Mendiguren apoya al empresariado.

de mendiguren solaLa ley antidespidos colocó al oficialismo y al Frente Renovador en veredas diferentes, realidad que queda en evidencia por las declaraciones a favor de la iniciativa del líder de ese espacio, Sergio Massa, que chocan con las aspiraciones del gobierno de Mauricio Macri.

Asimismo, esta toma de posición presenta contrapuntos dentro del propio massismo, entre las posturas que defienden a las pymes y aquella que ven al proyecto como una movida política contra cambiemos.

En el Congreso se da esta disputa puertas afueras y también hacia adentro, con distintas posturas entre los diputados de la misma fuerza, quienes hoy llaman toda la atención porque serían los que inclinarían la balanza a favor de que el proyecto sea aprobado tal como sucedió en el Senado.

Ejemplos de estas tensiones internas pueden graficarse con las posiciones de Felipe Solá e Ignacio De Mendiguren: uno que carga las tintas sobre el tono político de la iniciativa y el otro que busca reformar el proyecto para darle protección a las pequeñas y medianas empresas.

En ese sentido, Solá planteó que la ley antidespidos que busca aprobar la Cámara baja es “un sopapo a la política económica de Mauricio Macri”, a lo que agregó que el Presidente “se lo merece ampliamente”.

“No es una ley kirchnerista, es una ley surgida de las centrales de trabajadores, algunas de las cuales no han sido kirchneristas, y después aparecieron pymes que nos pidieron que los tengamos en cuenta porque la situación es mala”, indicó el exgobernador.

Sin embargo, planteó que si “queremos que salga” la ley que defiende a las pequeñas y medianas empresas, “no estamos dispuestos a resignar nuestro apoyo a la demanda contra el desempleo de las cinco centrales de trabajadores a las que nosotros mismos citamos en el Congreso, esos son los límites de la negociación”.

El apoyo empresarial, en tanto, se traduce en la postura de De Mendiguren, quien admitió este “debate” dentro del Frente Renovador, por lo que explicó que al proyecto “le vamos a hacer modificaciones para incluir el capítulo pyme por lo que va a tener que volver al Senado”.

“El Frente Renovador dice que así como hay una emergencia ocupacional también existe una emergencia pyme, y queremos que los dos temas se traten en conjunto”, sostuvo el extitular de la Unión Industrial Argentina, quien expresó que “la solución es volver a crecer, a crear empleo”.