24-02-2017

El conflicto docente, la intencionalidad política y los voluntarios

El anuncio del paro que pone en suspenso el inicio de clases crispó al gobierno bonaerense y generó una curiosa convocatoria en las redes sociales.

A nadie le llamó la atención la decisión de los gremios docentes de ir al paro: en la previa de la reunión que mantuvieron con la Provincia aseguraban que la falta de una propuesta superadora al aumento del 18% que venía anunciando el gobierno de María Eugenia Vidal derivaría en una medida de fuerza.

Y así fue, el anuncio fue dado minutos después del encuentro entre las partes en el que no hubo demasiado que decir. Además, como resultado del pedido sindical de que la administración de Mauricio Macri haga un llamado para habilitar una paritaria nacional, expresaron que el plan de lucha tendrá un alcance que se hará sentir a todo el país.

Es que los docentes, representados por la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA), exigían un incremento salarial que respete la inflación acumulada desde el último acuerdo, un mínimo del 30%, lejísimos del 18% que fijó la Provincia.

Ante esta postura, desde la administración bonaerense no se anduvieron con chiquitas y descargaron toda la furia contra este gremio. Puntualmente, el ministro de Educación provincial, Alejandro Finocchiario, aseguró que tras la movida se esconde una clara “intencionalidad política”.

«Hay una clara intencionalidad política por parte de Ctera, que es el gremio kirchnerista dentro de los docentes, de no iniciar las clases y utilizar el conflicto docente como punta de lanza contra el gobierno de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal», lanzó el funcionario de Vidal.

Ante este escenario caliente, las redes sociales fueron las primeras, como siempre, a la hora de marcar el pulso del conflicto, donde la famosa grieta profundiza las divisiones entre uno y otro lado de la contienda política que se vislumbra tras el conflicto.

Tal es así que un usuario expresó en Twitter una inusual propuesta, la de ofrecerse como voluntario para que las clases comiencen a pesar del paro anunciado para el 6 y 7 de marzo.

«Señora @mariuvidal no soy maestro pero ejercí 25 años la docencia universitaria, seré voluntario no rentado para empezar las clases en fecha», escribió, y generó una catarata de adhesiones y críticas que desnudaron, aún más, la gravedad de una problemática que tiene múltiples aristas que resolver.