01-04-2021

En La Plata “Soho”: dos cervecerías “colgadas” de la luz

En un operativo nocturno, Edelap detectó que los negocios tenían conexiones clandestinas a la red eléctrica. Más casos de fraude en el eje de Diagonal 74, la otra zona comercial “top” de la Ciudad.

Baum - Bazar X - Edelap“La Plata soho”, lo más “bienudo” del renovado centro platense, fue escenario en las últimas horas de un operativo nocturno contra el robo de energía que logró desactivar conexiones ilegales en dos reconocidas cervecerías ubicadas en la planta alta del más “top” emprendimiento comercial inaugurado recientemente en esa zona de Plaza San Martín.

En efecto, los técnicos anti fraude de la empresa Edelap – capacitados y con elementos para descubrir intervenciones clandestinas en las redes- lograron desconectar a las empresas, dos marcas de altísima penetración e influencia en el mundillo gastronómico de la Ciudad.

Durante el “barrido” sobre la glamorosa zona comercial, también se detectó que un local de indumentaria de situado en 5 e/49 y 50 tenía, al igual que las cervecerías, una conexión trifásica directa a la red, sin medidor.

En el otro polo comercial que hoy destaca en la Ciudad, el eje de Diagonal 74 entre las plazas Italia y Moreno, un pub y un maxikiosco ubicados en cercanías de 10 y 49 fueron desconectados de la red al constatarse que estaban cometiendo fraude eléctrico, mientras en proximidades de 13 y 42 se advirtió un contacto irregular en otra reconocida cervecería, según detalló la empresa que distribuye energía a 365 mil usuarios de su zona de concesión (La Plata, Berisso, Ensenada, Magdalena, Punta Indio y Brandsen)

Cervecería colgada de la luz - EdelapEdelap, integrante del grupo DESA (gestiona cuatro concesiones en la Provincia: Edelap, Edea,  Eden y Edes; y Edesa en Salta), puntualizó que “en todos los casos se labraron actas, se retiraron las conexiones peligrosas y se realizará la denuncia penal” de los usuarios detectados con conexiones clandestinas, y también apuntó contra quienes “ofrecen el servicio de conexiones ilegales y distintas maniobras para manipular las instalaciones eléctricas”.

“El robo de energía es un delito penado con prisión de hasta 6 años, que pone en riesgo la vida de quien la manipula y de terceros, perjudicando asimismo la calidad del servicio eléctrico”, advirtió Edelap.

Subrayó, además, que procederá al “cobro de la energía consumida en forma ilegal a los usuarios involucrados, incluyendo las penalidades correspondientes conforme lo establece el Reglamento de Suministro y Conexión”.

“Las redes eléctricas son dimensionadas para brindar suministro a los usuarios formalmente conectados. El consumo ilegal de las conexiones clandestinas y las adulteraciones de medidores sobrecargan las redes, las deterioran y afectan la calidad del servicio provocando interrupciones y baja tensión a los inmuebles vecinos de todo el sector”, concluyó Edelap.