06-09-2017

Argentina es también afro

Por Claudio Avruj (*) – Columna de la Agencia Telam

Claudio AvrujA través del Decreto 658/2017 Argentina reconoce la importancia del Decenio Internacional Afrodescendiente proclamado por Naciones Unidas y se compromete a realizar acciones de visibilización, reconocimiento y promoción de derechos a toda la comunidad afrodescendiente del país.


Desde un primer momento, nuestra gestión de gobierno ha tomado como horizonte la nueva agenda Global del Desarrollo Sustentable, conformada por 17 objetivos y 169 metas que deberán ser cumplidas de aquí al 2030, un compromiso adoptado por todos los países miembros de las Naciones Unidas.

Entre nuestros objetivos, es preciso destacar en este momento al que nos dirige a trabajar por la construcción de sociedades pacificas e inclusivas, uno de los puntos que ha motivado la incorporación del concepto de pluralismo cultural a la Secretaría de Derechos Humanos, entendiendo que el trabajo en la visibilizacion e inclusión de los distintos colectivos que integran nuestra sociedad es un estímulo consistente en la lucha contra la discriminación.

Por su parte, las Naciones Unidas también han proclamado el Decenio Internacional para los Afrodescendientes, para el periodo 2014-2024. De esta manera, la Comunidad Internacional reconoce que los Afrodescendientes representan un grupo específico, cuyos Derechos Humanos deben promoverse y protegerse.

Alrededor de 200 millones de personas que se identifican a sí mismas como descendientes de africanos viven en el Continente Americano. En Argentina, la población se estima en poco más de un millón de personas (según cálculos realizados por la comunidad), que reconoce al menos tres movimientos de migración: un primer momento de africanos esclavizados, un segundo momento de inmigrantes latinoamericanos con el mismo origen y un tercero, de inmigración africana presente como la caboverdiana, la nigeriana, congoleña y, en un gran número, senegalesa.

En efecto, nuestra sociedad está compuesta por una infinidad de culturas, valores y tradiciones de diferentes orígenes. Además de los diferentes pueblos originarios presentes en todo el territorio, previo a la conformación del Estado nacional y los flujos migratorios de diversas partes del mundo que eligieron estas costas como destino, a nuestro ADN, rico en diversidad, se suma la presencia afro. Millones de africanos llegaron esclavizados al actual continente americano, una de las grandes tragedias de la humanidad. En nuestro territorio, desde la presencia colonial hasta el presente, vive una gran comunidad afro que desciende de aquellos africanos. Todos ellos han vivido un proceso de negacionismo histórico. “Los afrodescendientes murieron en las guerras de la independencia y durante la fiebre amarilla del siglo XIX” se suele escuchar, invisibilizando la presencia afro en nuestro país a diferencia de otros países vecinos.

Como Secretaria de Derechos Humanos un logro importante que alcanzamos es la Mesa de Dialogo Afro como punto de encuentro entre el Estado y las organizaciones de la sociedad civil, a fin de planificar juntos políticas publicas hacia la comunidad, además de la inclusión de la pregunta de origen afro en el formulario general del censo 2020 que venimos trabajando con el INDEC, la promoción del  próximo 8 de noviembre, Día Nacional de los afrodescendientes y  la visibilización y reconocimiento de los cultos de origen afro, entre otras acciones que venimos desarrollando juntos. Y es este trabajo el que permitió llegar al día de hoy donde el Presidente de la Nación, a través del Decreto 658/2017, reconoce la importancia del Decenio Internacional Afrodescendiente proclamado por  Naciones Unidas y se compromete a realizar acciones de visibilización, reconocimiento y promoción de derechos  a toda la comunidad afrodescendiente del país. Dicho Decreto es un compromiso del Estado en trabajar hasta 2024 en políticas públicas hacia la comunidad afrodescendiente.

El presente Decreto, que reafirma a la Secretaría de Derechos Humanos como la Unidad Coordinadora de las actividades a desarrollar con motivo del decenio, representa un hecho histórico que avala nuestro compromiso con el reconocimiento de todos los colectivos culturales que convierten a nuestro país en un gran mosaico de identidades.

(*) Secretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación.