04-07-2017

Acoso escolar y hostigamiento en redes sociales, bajo la lupa de la Defensoría y el Senado

Con un encuentro que reunió a especialistas en la materia, se buscaron puntos de encuentro para proyectar soluciones ante esta problemática.

Marcelo Honores y Guido Lorenzino

Marcelo Honores y Guido Lorenzino, en la apertura de la jornada “El acoso escolar más allá de la escuela, los peligros en red”.

“Facilitar el acercamiento entre familia y escuela frente a la problemática del acoso escolar, creando canales de comunicación entre los principales actores e instituciones estatales en la tarea de consensuar soluciones y garantizar que en este proceso se respeten los derechos de los niños, niñas y adolescentes”, fue la conclusión que transmitió el Defensor del Pueblo Adjunto en Derechos Humanos y Usuarios de Servicios de Salud de la Provincia, Marcelo Honores, ante un nutrido auditorio que dio marco a la apertura de la jornada “El acoso escolar más allá de la escuela, los peligros en red”.

Durante el encuentro, organizado por el Senado y la Defensoría del Pueblo bonaerenses, se analizó el amplio abanico temático que abarca el acoso escolar y su correlato a través de las redes sociales, además de abundar en cuestiones puntuales como el ciberbullying, huella digital, grooming y sexting, y otros temas que nacieron de la mano de la participación de los asistentes, en su mayoría miembros de la comunidad educativa, maestros y profesores de los niveles primario y secundario.

En su mensaje, Honores – que dirige el programa “Conflictos en el ámbito escolar”-, sostuvo que la Defensoría juega un papel de avanzada en la idea de “desnaturalizar las manifestaciones de violencias en la escuela. Nos posicionamos desde una perspectiva preventiva, en función de abordar los conflictos antes que desencadenen expresiones de violencia que pongan en riesgo el bienestar integral de los niños, niñas y adolescentes”.

A todo esto, el vicepresidente 1º del Consejo General de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires, Diego Martínez, avanzó sobre tres aspectos a su criterio claves para pararse frente al acoso escolar. “El aspecto legal no da una respuesta exacta, pero es un marco de referencia, un buen anclaje”, opinó.

El segundo aspecto que valoró, puso en foco a las autoridades y en ese sentido, consideró que “convocatorias como estas”, que sientan en una misma mesa a “la Defensoría, con el Senado y el área educativa, nos da chance para estar cerca de resolver los problemas” ligados al acoso escolar y al hostigamiento través de las redes sociales.

El tercer punto “es la sociedad” y aseguró que es el aspecto que “más me preocupa, porque encontramos dificultades complejas, situaciones de vulnerabilidad que son el reflejo de una sociedad en una dinámica de cambio”. Y en ese sentido, planteó el desafío de “ser dinámicos para estar a la altura de las circunstancias y atender la problemática”.

El cierre de la mesa de apertura tuvo como protagonista al Defensor del Pueblo, Guido Lorenzino. Sentenció que “los niños son el pilar de nuestro futuro” y apuntó que “hay que hacerse cargo de las problemáticas que atraviesan para cambiar esta realidad que nos duele”.

Lorenzino12(1)

Honores, Lorenzino y el vicepresidente del Consejo General de Cultura y Educación de la Provincia, Diego Martínez.

Lorenzino admitió que “la escuela es el termómetro de lo que pasa en la calle”, destacó que “los docentes tienen gran responsabilidad al estar frente a los niños” y señaló que este encuentro pretende “contener y acompañar con herramientas que permitan dar un buen abordaje a una problemática compleja”.

Afirmó que el acoso en el ámbito escolar y su paralelo en las redes sociales “nos limita el futuro”, y concluyó que “vivimos en una sociedad violenta y discriminatoria, pero no debemos negar esa realidad si queremos transformarla”.

Lucía Fainboim, de la ONG “Faro Digital”, un colectivo multidisciplinario para la construcción y promoción de la ciudadanía digital, estuvo al frente del taller “El acoso escolar más allá de la escuela, los peligros en red”, que concitó el interés y la participación de un centenar de educadores que a lo largo de casi tres horas plantearon casos y evacuaron sus dudas frente a esta compleja realidad cada vez más instalada en las aulas.